30 de mayo de 2011

¿Reconciliación?

Hacía años (casi desde el siglo pasado, diría yo) que no me dignaba a dejarme caer por La Lluna en un Cove. Básicamente por una desagradable experiencia con el servicio que tuvimos durante una cena (nos tuvieron más de una hora entre los segundos y los postres…). Y la verdad es que, en su día, lamenté muchísimo la decisión de dejar de ir al que, por aquel entonces, era el restaurante más innovador del Prat. Tampoco cuento aquel domingo en que intentamos reconciliarnos, hará unos seis meses, y tuvimos que levantarnos a los 5 minutos de llegar porque tenían un problema con los desagües y el hedor no había quién lo aguantara (jamás deberían haber abierto aquel día…).

Pero, en fin, como terceras oportunidades no tienen por qué ser malas, hace un par de semanas nos juntamos un grupete de olisqueadores aficionados y la cosa se terció de tal manera que terminamos en La Lluna. Y, siendo sinceros, el quite no fue malo. Me alegró comprobar que, por suerte, no han perdido la tendencia culinaria (allí fue donde comí mi primer magret de pato, que por entonces era lo más).



Como es de justicia el reconocer el compromiso que este restaurante tiene con los productos locales, no pierden la oportunidad de destacarse en cuantas jornadas gastronómicas se pongan por medio, me pareció adecuado probar el milhojas de pota blava. Y aunque el pollo podría decirse que no estaba todo lo jugoso que sería deseable y las obleas sabían un poco mucho a mantequilla (sin problema, para mi gusto), francamente hay que reconocer que me pareció un buen plato y me reconcilió con la cocina de la Lluna. No se puede decir lo mismo, sin embargo, del atún a la plancha, que provocó el efecto contrario…

Pese a todo, hay que rendirse a la evidencia: después de tantos años sigue siendo uno de los mejores restaurantes del Prat. Propone una carta solvente, con un buen equilibrio de platos, y una bodega muy variada (sobre todo en los tintos) y bien presentada. Aunque la experiencia no fue del todo redentora, creo que habrá que darle una nueva oportunidad…
Publicar un comentario